El refrescante mundo de la cerveza

Para algunos, aromas como el de la Fragancia de Rosa Tous: Eau Légère; que es una combinación de frutas jugosas y rosas, captura el fulgor vivaz de las rosas en una mañana. Para otros, el aroma a la cebada que proviene de una cerveza fresca o helada, lo es todo. En ciertas zonas del mundo como por ejemplo Argentina, en sus tiempos libres, es decir, durante el verano, en líneas generales las personas tienden a reunirse, por lo que las vacaciones siempre resultan la mejor expresión para hacerlo.

Las personas al reunirse, no solo lo hacen por ocio, sino que lo hacen para socializar y entablar largas conversaciones donde se pueden expresar de manera libre casi cualquier tema. Sin embargo, siempre se requiere de algo más para que se encienda la magia que se necesita como catalizador, y para ello de preferencia algo bebible. Existe una bebida que nos puede remitir de forma onírica a la espuma del mar, y que se ha encargado cada día de reinar dentro de las reuniones sociales: la cerveza.

De acuerdo a un reciente informe, el 86% de la cerveza que se consume de cerveza, suele darse en compañía. Y no se trata de una moda, pues la cerveza no es una nueva invención. Ya en 1869 Don Emilio Bieckert se encargaba de la fabricación de modo industrial de este rubio elixir, al menos en Argentina. Pero ello no quedó allí, pues más personas se dieron a la tarea de producir más cervezas donde el grueso de la producción se enfocaba hacia el tipo Pilsener, que es exactamente la típica cerveza rubia clara y que es de consumo masivo, por lo que las oscuras solo eran realizadas como una excentricidad y en bajos volúmenes.

Llegados los años 80´, consumo de cerveza por habitante se incrementó por habitante de 17 lts/año, a unos 100 o 150 lts/año solo en el centro de Europa, o de los más de 60 lts/año en el resto de Latinoamérica.

7 mil años antes, Egipto y Persia

La ola del cambio ha invadido al mundo. El consumo de cerveza se expandió hacia decenas de sabores, aromas y colores. En primer lugar las variedades líderes en Europa y USA hicieron su intespectiva irrupción. Seguidamente, la creatividad de quienes son maestros cerveceros se encargó de aportar diversas notas inéditas: frutos y especias que se sumaron a la diversidad de la lista. En la actualidad, tanto a escala artesanal como a escala industrial, la tendencia más marcada se enfoca hacia la sofisticación.

Se conoce que desde hace al menos una década el consumo de cerveza alcanzó de manera local los 47 lts/año, siendo un sector que se ha consolidado gracias a la cantidad de plantas industriales que se han establecido a gran escala, sin mencionar a las más de 700 microcervecerías e inversiones que se encuentran en un orden de los 1900 millones de dólares comprendidos en un período que va desde 2016 hasta 2020, y que ha generado alrededor de 130.000 empleos. En cuanto a la cerveza por sí sola, llega a sumar más de 0,5 % del PBI local, por lo que su cadena de valor se ha incrementado en casi un 600 % durante los últimos 15 años, aportando de este modo unos 500 millones de $/año, tan solo en lo referente a las exportaciones de cebada cervecera y malta.